Se trago el señuelo...

Historias de Chuletas Pues nada, que había un examen final muy importante de física allá por el COU y uno que nació vago, pues no estudió. Total que llevaba yo preparado mi abundante repertorio de chuletas, y el descomunal profesor decidió darse una vuelta por la clase, inspeccionándolo todo.

Cuando llego a mi sitio husmeó un poco por mi mesa, cogió la calculadora, le quitó la tapa y levantó el cartón con las "instrucciones" del aparato; de debajo del cartón surgió un papel doblado ¡Horror!

El profesor sonreía con maldad, mientras desplegaba el papelito, en el que sólo se leía "LO SIENTO, SIGUE BUSCANDO" lo cual provocó carcajadas a mandibula batiente a lo largo y ancho del aula.

Una vez que comenzó el examen pude usar tranquilamente las verdaderas chuletas, que estaban en el bolsillo de mi chaqueta y mucho mas accesibles, con la tranquilidad de que la broma disiparia las posibles sospechas del profesor a modo de "hey, era broma, no necesito copiarme jaja".

Y funcionó, vaya si funcionó, el profe vigilaba a todo el mundo menos a mi jejeje.



el inimitable coso raro
publicidad